Los españoles, líderes de Europa en compras digitales

Los españoles, líderes de Europa en compras digitales
 
•    El 56% de los consumidores españoles son amantes de lo digital y tienden a adoptar las nuevas tecnologías muy temprano: son spendsetters.
•    Comprobar el stock online o recibir recomendaciones de producto son algunas de las demandas de los usuarios más avanzados.
•    El 80% de los españoles encuestados afirma sentirse cómodo pagando de forma digital.
Con la llegada de noviembre se inicia una etapa marcada por las compras: Black Friday, Cyber Monday y Singles Day dan el pistoletazo de salida a las compras de la campaña navideña, fechas en las que las marcas rebajan sus productos para incrementar sus ventas. En este contexto, Adyen, la plataforma de pagos preferida por las principales compañías del mundo, ha llevado a cabo un estudio bajo el nombre “La experiencia: nuevo campo de batalla en el retail” que analiza el comportamiento de los consumidores en un entorno minorista con una muestra de 5.000 consumidores y 500 retailers de toda Europa.

Los españoles destacan a nivel europeo por marcar tendencia en el consumo ya que, según señala el estudio, “España se sitúa a la cabeza, con un 56%, en el número de consumidores amantes de lo digital y que tienden a adoptar las nuevas tecnologías muy temprano (spendsetters). En contrapartida, los nórdicos representan el porcentaje europeo más bajo de este tipo de consumidores, con un 42%”.

Según explica Juan José Llorente, Country Manager de Adyen en España, “los consumidores españoles cada vez se interesan más por las tecnologías que consideran esenciales para tener una experiencia de compra satisfactoria, y esto lo hacen en mayor medida que los consumidores de otros mercados, según los datos que manejamos del mercado español”.

España, un país de spendsetters

El informe de Adyen divide a los consumidores en tres tipologías. Los spendsetters son los que prefieren la experiencia online y fijan la tendencia de compra del futuro. Representan el 51% de la muestra. Del otro lado se encuentran los resisters que son los consumidores menos entusiastas por la tecnología y que solo representan el 8% de los participantes en la encuesta. Existe una tercera categoría de consumidores, los fence-sitters (41%) que son propensos a dejarse convencer por los spendsetters y empiezan a asimilar las tecnologías poco a poco.

Tanto a los spendsetters como a los resisters les influye el precio, pero en el caso de los primeros también es muy importante la experiencia de compra. Por tanto, los retailers deben centrarse en desarrollar experiencias que alejen la conversación del precio y sean valoradas por los consumidores.

La principal diferencia entre spendsetters y resisters es la tecnología que utilizan para comprar. En este sentido, los primeros están muy por delante en el uso de prácticamente todos los dispositivos a excepción de los móviles básicos. Además, el estudio destaca que el 49% de los spendsetters prefiere la compra online, frente al 15% de los resisters.

¿Cómo satisfacer a los spendsetters?

Se trata de un segmento de alto valor que previsiblemente se expandirá con el tiempo, por lo que debe ser tenido en cuenta. Según el estudio de Adyen, el 65% de los spendsetters sería más fiel a un retailer si pudiera comprobar el stock online antes de ir a la tienda. 

Otro de los datos destacados indica que el 69% incrementaría la frecuencia de compra online si recibiera recomendaciones e información de producto y pudiera realizar la compra a través de un chatbot (chat automatizado). Asimismo, la mitad dijo que le gustaría tener información personalizada basada en su ubicación y que le gustaría usar la app de la marca para pagar en la tienda física. Por último, señalar que el 57% considera que una experiencia de pago sin pasar por caja le animaría a comprar más.

Por todo ello, se concluye, según explica Juan José Llorente, Country Manager de Adyen en España, “que los retailers deben adoptar nuevas tecnologías para ofrecer experiencias diferenciadas a los consumidores. Deberían mejorar su enfoque y capacidad para adaptarse a las preferencias individuales para convertirse en líderes de su sector”.

 
Pago rápido y sin contacto: el preferido
 
La facilidad a la hora de pagar juega un papel importante en la experiencia de compra y un impacto directo en las conversiones. De hecho, uno de cada tres consumidores encuestados está muy satisfecho con poder disponer de un método de pago rápido y sencillo, aunque solo el 41% de los retailers proporcionan a los consumidores opciones de pago innovadoras. En este sentido, se ha consultado sobre lo que opinan los consumidores sobre el pago sin contacto (contactless) como método de pago y el 80% de los españoles encuestados afirma sentirse cómodo usando este sistema de pago.

Sobre las reacciones cuando el comercio no acepta el método de pago preferido por los consumidores, en España el 36% de los encuestados señalan que no volverían a comprar en ese comercio. En contrapartida, el 25% indica que esto no les afecta nada en la compra y al 24% les influiría solamente en que gastarían un poco menos en ese comercio.

En este sentido, cabe destacar que la falta de opciones de pago suele dar como resultado ventas perdidas. De hecho, se calcula que en los últimos 12 meses los retailers han perdido en Europa 1.300 millones de euros en potenciales ventas por no ofrecer a los consumidores sus métodos preferidos de pago.
Acerca de Adyen

Adyen es la plataforma de pagos preferida por las grandes compañías en todo el mundo. Es el único proveedor de infraestructura de extremo a extremo que conecta con Visa, Mastercard y los métodos de pago más utilizados por los consumidores a nivel mundial. Adyen ofrece pagos online, vía móvil y en tiendas físicas, ayudando a vendedores como Mango, O’Neil, L’Oréal, Uber, Spotify o Camper a optimizar sus pagos y prepararse para el futuro. 

Alquilar coche sin tarjeta de crédito


Qué empresas permiten alquilar coche sin tarjeta de crédito y en qué países

A la hora de alquilar un coche en la mayoría de los casos las empresas rent a car exigen una tarjeta de crédito. Esto se debe a que este tipo de tarjetas permite bloquear una cantidad de dinero determinada que servirá como depósito y que funciona como una garantía extra para la empresa en caso de siniestro. Sin embargo, con una tarjeta de débito esto no es posible, por lo que muchas compañías de alquiler de coche rara vez las aceptan o, al menos, esa es la idea general. Sin embargo, de acuerdo con un estudio del comparador financiero HelpMyCash.com, según el país o el tipo de coche será posible alquilar un vehículo sin tarjeta de crédito.



9 de cada 10 empresas permiten alquilar coche a débito en España

De las diez empresas analizadas por HelpMyCash, nueve sí que permiten alquilar coches solamente con tarjeta de débito si estamos en territorio nacional. Eso sí, dependerá de la categoría del coche que elijamos.
Debemos tener en cuenta que pagar con una de débito no nos exime de abona el depósito que se retiene en las tarjetas de crédito. Como no es posible bloquear este capital en una tarjeta de este tipo, nos cobrarán la cantidad del depósito y nos la reembolsarán unas semanas después de devolver el vehículo. Este cobro se realizará tanto en España como en cualquier otro país donde alquilemos un coche.

Estados Unidos: difícil sin tarjeta de crédito

Si nuestro viaje es al país norteamericano, será necesaria una tarjeta de crédito para poder alquilar cualquier tipo de coche. Aunque muchas de las empresas consultadas informan que permiten el alquiler con tarjeta de débito si el alquiler se realiza en una oficina de aeropuerto presentando billete de ida y vuelta desde el mismo aeropuerto.
No obstante, también indican que dependerá de la categoría del coche, la ciudad y según el criterio del agente que nos atienda, por lo que no es aconsejable acudir sin una tarjeta de crédito por si acaso.

Alemania y Reino Unido, los más populares para alquiler a débito

De acuerdo con el estudio del comparador, Reino Unido y Alemania son los países de la Unión Europea donde más compañías de alquiler permiten la tarjeta de débito como método de pago. Italia y Francia están en tercer y cuarto lugar.
Goldcar es la compañía más permisiva de Europa, permitiendo el alquiler a débito en toda la Unión Europea excepto Italia y Malta, seguida por Budget y Avis, en segundo y tercer lugar respectivamente.

Aunque es cierto que muchas compañías permiten el alquiler de coche sin tarjeta de crédito, no hay que olvidar que lo primero que todas las empresas consultadas aclaran es que poder o no alquilar con una tarjeta de débito dependerá de la categoría del coche.

Mientras más baja sea la categoría, más posibilidades tenemos de que podamos alquilarlo a débito, aunque en ningún documento se especifica qué coches pertenecen a la categoría de alquiler con tarjeta de débito.

Además, también debemos tener en cuenta que determinadas oficinas o determinadas ciudades no aceptarán en ningún caso otro método de pago que no sea una tarjeta de crédito. En ocasiones esta alternativa se deja a manos del criterio de los agentes de cada establecimiento.
Por estas razones, lo mejor es ponernos en contacto con cada oficina en cada viaje que realicemos para asegurarnos de que podremos alquilar coches sin tarjeta de crédito y, por si acaso, siempre tener a mano una tarjeta de crédito que podamos utilizar si nos lo exigen.


Mejora la sostenibilidad energética de tu hogar


Cómo mejorar la sostenibilidad energética de tu casa sin empeorar la de tu bolsillo

Ahora que se acerca el invierno, puede que nos planteemos reformar nuestra vivienda para convertirla en un hogar más eficiente energéticamente y ahorrar en iluminación y, sobre todo, en calefacción. Pero hacerlo tiene un coste: las obras, las tasas administrativas, el precio de financiar la operación con un préstamo personal o con otro producto bancario… Para que nuestros bolsillos no sufran más de la cuenta, desde el comparador financiero HelpMyCash.com recomiendan tener en cuenta varias claves que nos ayudarán a ahorrar una buena suma de dinero.


Hay que pedir presupuesto a varias empresas

En primer lugar, debemos ser conscientes de que el precio de una reforma eco puede variar mucho dependiendo de las mejoras que queramos llevar a cabo, de los materiales que utilice la empresa instaladora y de las tarifas que aplique. Por ejemplo, no es lo mismo poner un doble cristal en todas las ventanas, que nos puede costar unos 250 euros por unidad, que instalar placas solares térmicas, cuyo precio puede dispararse por encima de los 5.000 euros.

Por ello, conviene acudir a varias compañías especializadas en reformas del hogar, pedirles un presupuesto y comparar las distintas ofertas para elegir la que nos parezca más atractiva. Si no queremos desplazarnos, hay páginas web como Habitissimo en las que podemos colgar nuestro proyecto para que las propias empresas se pongan en contacto con nosotros. Además, podremos consultar opiniones sobre diversas compañías.

Hay que recordar, eso sí, que el precio no lo es todo, pues hay otros factores que debemos tener presentes: los materiales que se van a usar, el tiempo previsto para completar la reforma, el ahorro que obtendremos a largo plazo…

Asimismo, por ajustado que sea el presupuesto, siempre es aconsejable disponer de un colchón de dinero ahorrado para hacer frente a los gastos imprevistos que puedan surgir.

Elige un buen préstamo y aprovecha las subvenciones

En segundo lugar, hay que elegir bien la financiación. Imaginemos, por ejemplo, que queremos instalar aislamiento en el suelo y en el techo, placas térmicas para calentar el agua, un sistema de tratamiento de aguas grises y una caldera de condensación. Sin contar con la licencia de obras, el presupuesto de esta reforma podría, según la guía de precios de Habitissimo, superar los 10.000 euros, así que quizás necesitemos un préstamo para cubrir todo o una parte de su coste.
Actualmente, unos pocos bancos ofrecen préstamos verdes diseñados específicamente para financiar reformas eco, cuyo interés es muy bajo. No obstante, los préstamos personales genéricos o específicos para reformas que conceden la mayoría de los bancos y otras entidades alternativas (establecimientos financieros de crédito como Cetelem o Cofidis, por ejemplo) también pueden tener unas condiciones realmente atractivas. Por ello, desde HelpMyCash.com recomiendan comparar varios créditos y quedarse con el que tenga un interés más bajo, menos comisiones y menos productos asociados.

Asimismo, aconsejan echar un vistazo a las distintas subvenciones que se ofrecen desde las administraciones estatales, autonómicas y locales para mejorar la eficiencia energética de las viviendas. En las páginas web de las distintas instituciones pueden encontrarse las ayudas activas en este momento. 

También puedes ahorrar en luz y calefacción sin hacer reformas

Y para terminar, existen algunas mejoras energéticas que podemos llevar a cabo sin necesidad de hacer reformas. Por ejemplo, podemos ahorrarnos un buen dinero en luz o en gas si cambiamos las bombillas incandescentes o halógenas por unas de bajo consumo o LED, si mantenemos el termostato a una temperatura estable de 21 grados centígrados o si lavamos la ropa a 30 grados en vez de a 90.
Desde el comparador HelpMyCash.com también recuerdan que es muy importante elegir una tarifa de luz y de gas adecuada. En ese sentido, hay que seleccionar una potencia adaptada al consumo del hogar, pues tener contratada una potencia más alta de la necesaria nos puede hacer pagar un buen dinero de más en cada factura.


Financiación premium en la compra de un coche


Lo que el concesionario te oculta cuando te ofrece financiación ‘premium’
Prácticamente todos los concesionarios ofrecen una modalidad de financiación llamada flexible, premium o preferente -entre otras denominaciones- con la que podemos conseguir el vehículo que queramos por una cuota muy pequeña (a veces hasta por menos de 100 euros al mes) y con la posibilidad de devolverlo o cambiarlo si al final preferimos no quedárnoslo. A simple vista, financiar un coche de esta manera parece muy conveniente, pero una investigación llevada a cabo por el comparador bancario HelpMyCash.com revela que estas ofertas esconden mucha letra pequeña que nos pueden hacer pagar un buen dinero de más.
Una cuota final muy alta para quedarte con el coche
Lo primero que hay que saber sobre la financiación premium es que, en realidad, se trata de un contrato de leasing con el que el concesionario nos cede la propiedad del vehículo durante un tiempo (entre tres y cuatro años, por lo general), con o sin entrada. En estos casos, con las cuotas mensuales se devuelve únicamente una parte del precio del coche: por ejemplo, si este cuesta 10.000 euros, al finalizar el plazo habremos devuelto 5.000 euros o incluso menos. Es por eso que con esta modalidad se pagan unas mensualidades mucho más bajas que con un préstamo al uso.
Una vez alcanzada la fecha del vencimiento del contrato, el concesionario nos dará tres opciones: quedarnos con el vehículo, devolvérselo o suscribir un nuevo contrato para que se nos ceda otro coche. Si nos decantamos por la primera opción, tendremos que pagar una cuota final muy elevada, cuyo coste corresponderá a la fracción del precio que reste por abonar (el llamado residual). En muchos casos, eso sí, se puede refinanciar para no tener que hacerle frente de golpe.
Además, hay que decir que con las cuotas no se devuelve únicamente lo que la financiera nos haya prestado para usar el coche. Exceptuando las ofertas puntuales al 0%, en el contrato de leasing se establece también un tipo de interés, así que si decidimos quedarnos con el vehículo, al final habremos abonado su coste más los intereses (y una comisión de apertura o estudio, si nos la cobran). Según el comparador HelpMyCash.com, el interés aplicado en la financiación flexible suele ser de en torno al 10%, que es más alto que la media del 7% que tienen los créditos bancarios.
Los servicios adicionales se pagan aparte
Como vemos, la financiación preferente o premium guarda ciertas similitudes con el renting, pues en ambos casos se puede devolver el coche o cambiarlo por otro. Pero es importante destacar que con el leasing no se incluyen servicios adicionales (seguros, extensión de garantía, etc.) en el precio de las cuotas. Muchos concesionarios ofrecen paquetes de servicios para complementar la financiación, pero estos se pagan aparte.
Asimismo, desde HelpMyCash.com advierten de que, como ocurre con el renting, algunas financieras establecen un límite de kilómetros al año o durante todo el plazo del contrato. En caso de superarlo, habría que pagar una penalización, así que es importante tenerlo en cuenta si somos de los que usamos el coche para hacer largos viajes por carretera.
¿Mejor o peor que contratar un préstamo al uso?
Con toda esta información sobre la mesa, es inevitable preguntarse si sale más a cuenta financiar el coche con un préstamo que con un contrato de leasing. Según HelpMyCash.com, la respuesta depende de las necesidades de cada conductor: si nuestra intención es pagar los mínimos intereses posibles, firmar un crédito puede ser lo más conveniente (especialmente si lo contratamos a través de un banco), mientras que si preferimos abonar unas cuotas muy bajas, puede que nos interese decantarnos por la financiación preferente.
Por lo tanto, antes de elegir la modalidad de financiación hay que analizar nuestras propias necesidades para tomar la mejor decisión. Asimismo, es aconsejable acudir a más de una financiera (a diversos concesionarios, a unos cuantos bancos o establecimientos financieros de crédito como Cetelem o Cofidis…), pues así podremos comparar entre varias ofertas y podremos quedarnos con la que nos salga más a cuenta.




Solicitar el bono social eléctrico

El Bono Social de electricidad

Quien tiene derecho, donde se solicita, documentación a aportar, requisitos a cumplir.

Recordad que el 8 de octubre de 2018 era la fecha límite para que los consumidores que hasta ahora estaban acogidos al bono social eléctrico pudiesen solicitar su adhesión al renovado sistema de descuentos en el recibo de la luz para consumidores vulnerables y consumidores en riesgo de exclusión social. El descuento es del 25 % o del 40 %, según el nivel de renta


Por teléfono, correo electrónico, correo ordinario, fax o directamente en persona, en alguna de las oficinas de las comercializadoras eléctricas de referencia. 

Todas tienen la obligación de ofrecer y tramitar el bono social, sea cual sea la que el usuario tenga contratada. 

Será el Gobierno el que acepte o deniegue esta ayuda. 

Estos son los teléfonos y las direcciones de las cinco grandes comercializadoras: 

Endesa: 800 760 333. bonosocial@endesa.es 

Iberdrola: 900 200 708. bonosocial@iberdrola.es 

Gas Natural (ahora Naturgy): 900 100 283. bonosocial@gasnatural.com 

EDP: 900 902 947. bonosocial@edpenergia.es 

Viesgo: 900 10 10 05. bono-social@viesgo.com


Documentos que debo presentar


-La solicitud. Está disponible en la página web de los comercializadores de referencia y en sus oficinas de atención al consumidor. 
-Fotocopia del DNI del titular y de todos los miembros de la unidad familiar. 
-Certificado de empadronamiento, individual o conjunto, del titular y de todos los miembros de la unidad familiar.  
-En el caso de las familias numerosas, copia del título en vigor.  
-Si algún miembro de la familia tiene una discapacidad reconocida igual o superior al 33 %, es víctima de violencia de género o víctima del terrorismo, certificado u otro documento acreditativo que debe obtener del órgano competente en servicios sociales.


¿Cuáles son los requisitos? 

Consumidores vulnerables. 
Se consideran consumidores vulnerables los pensionistas, las familias numerosas y aquellas cuya renta anual (renta anual de la unidad familiar) sea inferior a 11.279 euros. En el caso de tener menores a cargo el límite asciende: con un hijo, a 15.039 euros; con dos, a 18.799 euros. *Si se reúnen circunstancias especiales (con discapacidad igual o superior al 33 %, víctima de terrorismo o víctima de violencia de género) los límites anteriores se incrementan. 

Consumidores vulnerables severos. 
Se consideran consumidores vulnerables severos las familias numerosas  con renta anual inferior a 15.039 euros y los pensionistas que ganen menos de 7.520 euros (al año). También aquellas familias con ingresos que no lleguen al 50% de los fijados para el consumidor vulnerable.