Ojo con las promociones para jugar en los casinos online

Las búsquedas de promociones y ofertas para jugar a los casinos online aumentan un 135% después del estado de alarma

El gobierno ha levantado la prohibición a estas promociones
Bilbao, Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia las ciudades en las que más se ha buscado

Con el estado de alarma el pasado 14 de marzo vino también el cierre de todos los casinos, salones de juego y recreativos y de apuestas con presencia física de los jugadores, por lo que para muchos de ellos solo quedaba el juego en casinos online, algo que muchos jugadores responsables veían como una ventaja al poder apostar desde sus casas cuando quieren sin necesidad de tener que visitar un espacio físico, además de que, el acceso es cada día más rápido y los medios de pago, son más seguros. 

El confinamiento llevó a que un gran número de jugadores buscaran ofertas y promociones para jugar a los casinos online, según datos de la web líder en casinos https://casinobonos.es el número de jugadores aumentó un 20% en el periodo comprendido entre el 15 de marzo y el 3 de abril, fecha en la que el gobierno decidió prohibir que los casinos online hicieran promociones u ofertas, algo que no significaba la prohibición de jugar online, solo el beneficiarse de estas acciones promocionales.

La nueva normalidad, también ha traído el fin de esta prohibición que muchos jugadores deseaban y se han disparado las búsquedas de promociones y ofertas para jugar a los casinos online en España, aumentado un 135% en las últimas dos semanas después de que se levantara su prohibición el pasado 11 de junio.

Según los datos que maneja Casinobonos.es de sus casinos asociados los hombres siguen siendo los que más juegan y representan un 59% de los jugadores por un 41% de mujeres, en cuanto a los juegos, las mujeres prefieren las tragaperras y los hombres la ruleta y los juegos de cartas (Blackjack, Baccarat y Póker):

Ruleta: 65% hombres – 35% mujeres
Blackjack: 58% hombres – 42% mujeres
Tragaperras: 43% hombres – 57% mujeres
Póker: 68% hombres – 32% mujeres
Baccarat: 54% hombres – 46% mujeres

Por ciudades, estas son las ciudades en las que más ha aumentado las búsquedas de promociones y ofertas para jugar en casinos online:
Bilbao
Madrid
Barcelona
Sevilla
Valencia
Zaragoza
Valladolid
Las Palmas de Gran Canaria
Palma 
Málaga

Hay que recordar que en España, cada día los requisitos son más exigentes y los juegos más seguros. Para que un casino online pueda operar legalmente debe estar dado de alta en la Dirección General de Ordenación del Juego, perteneciente al Ministerio de Hacienda. Así que uno debe fijarse si en la parte inferior de la web del casino que vayamos a jugar aparece el logotipo de Juego Seguro con el escudo de España, esto significa que cumple todos los requisitos jurídicos y técnicos establecidos por la Ley para garantizar un juego seguro, es decir, un juego justo, íntegro, fiable y transparente y por tanto los jugadores tienen los siguientes derechos:

- Establecimiento de reglas de juego claras y transparentes y derecho a ser informado de ellas.
- Garantía de juego honesto, sin trampas ni estafas.
- Seguridad en los depósitos, pagos y cobros.
- Identificación del participante (comprobación de identidad y edad para impedir el acceso a menores).

Otro aspecto a tener en cuenta es que la sede de la empresa del casino online esté en la Unión Europea, ya que de esta forma las leyes de la UE protegerán a los jugadores. En cualquier caso, en la web https://casinobonos.es se puede comparar cuales son los mejores casinos online, tanto por su seguridad, sus bonos regalo o, por ejemplo, si aceptan el pago mediante Paypal.

Por último, hay que recordar que en España la mayoría de los jugadores son responsables y solo un 0,3% del total de la población mayor de 18 años tienen problemas de adicción, mientras que el alcohol tiene una tasa del casi el 40% dándose casos como que según datos oficiales la compra de cerveza en España aumentó un 78% en las dos primeras semanas de cuarentena.

Cuidado con un uso excesivo del móvil


Su empleo ha aumentado un 45% y las ventas de smarthphones un 35%
Puntronic.com reconoce las ventajas de los móviles, y más en estos tiempos, pero alerta de las repercusiones de un uso irresponsable

Está claro que el uso generalizado de los smartphones ha aportado muchas ventajas al día a día de sus usuarios y más durante el tiempo que todos hemos tenido que estar casi completamente confinados en casa. Y es muy lógico, ya que en estos momentos sirven para todo, hablar y ver a los familiares, jugar, ver películas y series, compartir videos y mensajes en las redes sociales, mantenernos informados de todo lo que sucede o incluso seguir lecciones para hacer ejercicio en casa.


Un estudio de la empresa líder en venta online de electrodomésticos
www.puntronic.com acerca de las horas que los españoles pasan usando su móvil reveló que, antes del decreto del estado de alarma, la media diaria estaba en 3 horas y 15 minutos, de las que consultar las redes sociales llevaba casi la mitad de ese tiempo. Pero en apenas un mes y medio, ese uso se ha disparado más de un 55% hasta las 5 horas y 5 minutos, una cifra que se ve incrementada en el rango de población que va de los 16 a los 25 años, cuya media está en 6 horas y 20 minutos, en gran medida debido a que tienen que compartir más tiempo con sus familias y en muchas ocasiones quieren ver sus propias películas y series. Además, actualmente un 50% de los españoles llega a mirar el móvil una vez cada 5 minutos y un 80% reconoce que es lo último que ve al acabar el día e irse a dormir y lo primero que consultan por las mañanas al despertarse.

Hay que tener en cuenta que, además, que en España hay actualmente más teléfonos móviles que habitantes y que más del 95% de las viviendas españolas poseen, al menos, uno. Cifras que según ha podido comprobar Puntronic.com se han disparado en el último mes con un aumento de las ventas de estos dispositivos de un 35%.

Pero, con tanta ventaja útil y entretenimiento añadido, a veces se olvida que, incluso la mejor cosa del mundo puede volverse dañina si se usa de forma inapropiada. Y esto es precisamente lo que está empezando a pasar con los móviles: que, a base de usarlos todo el día, están apareciendo nuevas patologías que tienen a médicos y psicólogos bastante preocupados. Sin querer ser alarmistas, ya que es entendible que a día de hoy los smarthphones están haciendo el confinamiento más llevadero a muchísimas familias, Puntronic.com cree conveniente hacer un repaso a cuales son estas nuevas enfermedades que están apareciendo y como poder ir “desenganchándose” poco a poco de un uso excesivo del móvil de cara al desconfinamiento:

1. Fomo
Este acrónimo viene del inglés “fear of missing out” que significa “miedo a perderse algo” y está relacionado sobre todo con las redes sociales, y la sufren casi el 70% de los usuarios de estas redes. Quienes padecen este nuevo síndrome sienten una necesidad constante de mantenerse conectados e informados de todo lo que hacen sus amistades o lo que ocurre en su ciudad, pero no por un temor irracional a la desinformación, sino porque no quieren que nadie pueda pensar que se han perdido algo que dice o hace alguno de sus amigos, una noticia interesante, que otras personas puedan hacer cosas más divertidas o populares o miedo a quedarse “fuera” por no haber compartido alguna campaña viral.

Otra manifestación del “Fomo” consiste en sufrir ansiedad por no tener el smartphone más nuevo del mercado o por creer que se perderá algún avance tecnológico importante. Esta patología puede conllevar aparejados trastornos de ansiedad y depresión.

2. Nomofobia
Este otro neologismo, que viene del acrónimo en inglés “no-mobile-phone phobia”, y cuya patología principal es el miedo a la desconexión. Que se nos agote la batería, no tener suficiente cobertura, que se nos estropee el móvil y sobre todo el temor a salir a la calle sin llevarlo encima normalmente por haberlo olvidado en casa, ya antes del confinamiento más de un 75% de los usuarios reconocía tener miedo a salir de casa sin él. Lo que se describe es un trastorno de ansiedad con todas sus manifestaciones (taquicardia, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza o de estómago, sudores, etc.) cuando no se puede utilizar el móvil, y que se origina porque, estar permanentemente conectados con los demás produce una dependencia emocional que se manifiesta en forma de ansiedad cuando esa comunicación no es posible temporalmente. Las personas que padecen nomofobia sufren una necesidad de aceptación social elevada, una baja autoestima e inseguridad.

3. Vibranxiaety
También conocida como “vibración fantasma”. Se trata de un error del cerebro que está alerta a las señales exteriores, y que tiene como origen la obsesión o dependencia por el sonido o vibración del móvil, es decir, pensamos que hemos oído sonar o vibrar nuestro smarthphone cuando no lo ha hecho. Y esto se produce porque las notificaciones del teléfono provocan una respuesta emocional positiva que hace que el cerebro genere dopamina, que es el neurotransmisor que se ocupa del placer, la motivación o el deseo. Esta sustancia también es la que está relacionada con las adicciones porque, si un estímulo causa placer, nuestro cerebro buscará repetirlo.

Se estima que el 80 % de las personas siente alguna vez estas vibraciones fantasma y, por lo tanto, es relativamente normal, pero si su frecuencia es alta o muy alta, puede ser porque el cerebro se está comportando respecto al móvil tal y como se comportaría el cerebro de un drogodependiente ante la sustancia que consume.

4. Insomnio tecnológico
Hace no tantos años, la gente se iba a la cama y leía antes de dormir o veía la televisión. Ahora, mirar vídeos, contestar whatsapps, jugar o echar un último vistazo a las redes sociales se ha convertido en el hábito nocturno más extendido entre los españoles. 8 de cada diez afirman que es lo último que hacen antes de dormir.

Pues bien, la luz azul que emiten estos aparatos inhibe la secreción de melatonina, que es la hormona que favorece que se concilie el sueño. Por lo tanto, cuando se usan móviles y tabletas antes de irse a dormir, la somnolencia desaparece y se producen episodios de insomnio que a la larga pueden elevar el riesgo de alzhéimer, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, obesidad, diabetes y depresión.

5. Phubbing o Ningufoneo
El “ningufoneo” o “Phubbing” en inglés, es una de las señales inequívocas de que la persona padece una adicción al smartphone (o al menos una relación muy insana con el aparato). El término hace referencia a ningunear o ignorar a otros y el entorno donde se encuentran por estar concentrados en el móvil. Todos hemos vivido la típica escena en una comida o cena con amigos en el que uno de ellos solo estaba atento a su móvil y no al resto de los participantes de la quedada. Hoy en día se han cambiado estas reuniones con amigos por desayunos, comidas y cenas en familia, pero seguro que la escena se repite en más de una casa. Este fenómeno puede causar aislamiento social, depresión, deterioro de las relaciones interpersonales y baja autoestima.

6. Tendiditis en los pulgares y otras lesiones
El nuevo término de moda es la “whatsappitis”, que se refiere a la adición a esta aplicación de mensajería, y es que, teclear mensajes durante horas en un móvil también tiene consecuencias. Desde hace algún tiempo, las consultas de traumatología ya habían detectado un aumento de casos de pacientes con tendinitis en los pulgares de ambas manos debido a que el uso excesivo de estos aparatos obliga a adoptar una posición forzada y con tensión. Y al mismo tiempo, los dedos índices reciben una carga excesiva del móvil debido a que tienen que sujetarlo ejerciendo una fuerza equivalente a la presión de los pulgares al escribir, que produce también tendinitis en los índices.

Y los dedos no son lo único que sufre. Los móviles también están provocando dolores de cuello, brazos y espada por su uso excesivo adoptando posturas inadecuadas.

7. Daños en los ojos
Mirar una pantalla retroiluminada daña la retina de forma progresiva y produce sequedad (más si uno utiliza lentillas), visión borrosa, fotofobia y dolor de cabeza. En concreto, lo más dañino es mirar estas pantallas a oscuras o durante muchas horas seguidas.

8. Efecto Google
Es obvio que internet nos abre un mundo lleno de posibilidades en lo que a la obtención de información se refiere y que nos ayuda a encontrar datos de una manera rápida y eficaz, pero ¡cuidado!, si dependemos totalmente de Google u otros buscadores similares para todo lo que hagamos o hablemos en el día a día nuestro cerebro puede llegar a negarse a recordar información debido a que sabe que tenemos la posibilidad de acceder a ella en cualquier momento y de forma más sencilla.

Pero como pasa con todo en esta vida, hay solución, y lo mejor es empezar cuanto antes. Puntronic.com ofrece estos consejos para “desengancharse” de un uso excesivo del móvil:

- Desactivar las notificaciones de redes sociales, mensajes, apps, etc y ponernos un horario limitado para consultarlos.
- Pedir a nuestros familiares y amigos que si hay algo urgente nos llamen en lugar de enviarnos mensajes.
- No tener el teléfono a mano cuando estemos estudiando ni cuando vayamos al baño.
- Dejar de utilizar el móvil al menos dos horas antes de irnos a dormir, y en la cama tratar de conciliar el sueño leyendo un libro o viendo la televisión. Además, es preferible usar un despertador de los de toda la vida y a ser posible dejar el smartphone en otro cuarto.
- Realizar otro tipo de actividades que sustituyan al uso del móvil como algo de ejercicio o dar paseos ahora que se va a poder, cocinar, leer un libro no electrónico, practicar algún tipo de manualidad.
- En los desayunos, comidas y cenas en familia apartar de la mesa el móvil.
- Se puede bloquear el acceso a ciertas aplicaciones durante horas o días y de esta manera utilizarlas menos y de esta manera ir desenganchándose poco a poco.
- Mantener una postura correcta para que su uso no dañe nuestras cervicales y músculos. Poner el móvil a una distancia prudencial, ni muy pegado ni muy alejado y tratar de no usarlo más de diez minutos seguidos.
- Ahora que pasamos más tiempo con nuestra familia, tratar de comunicarnos más, hablar de lo que vamos a hacer en el futuro, recordad viajes juntos y durante este tiempo poner el teléfono aparte y en silencio.
- Cuando vayamos a cargar el móvil, lo mejor es hacerlo en una habitación diferente a la que estamos o en el lugar de la casa donde pasemos menos tiempo.
- En general, lo más conveniente es ponernos un límite de horas diarias para utilizar el móvil, se puede consultar nuestro uso de tiempo diario y comprobar si estamos cumpliendo los objetivos propuestos.

Rosa Alsina, responsable de Puntronic.com ha dicho:
Es obvio que los smarthphones han y están ayudando a muchas personas durante el confinamiento, les han servido para estar informados, para estar en contacto con sus amigos y familiares y para estar entretenidos; de hecho, no se trata de temer a la tecnología, tan necesaria en estos momentos y en el futuro; se trata de aprender a hacer un uso responsable y consciente para no llegar a depender totalmente de ella o incluso tener problemas físicos por un uso excesivo. Desde Puntronic.com esperamos que muchas personas, al conocer mejor cuáles son las nuevas patologías que está provocando la utilización desmedida de los móviles, se vean identificados y empiecen a reducir el tiempo que pasan frente a la pantalla siguiendo estos sencillos consejos.” 

Evita el robo de tu vehículo durante el confinamiento

Los robos en vehículos, la cara B del confinamiento

- A mes y medio de recuperar la “normalidad”, el comparador Acierto.com analiza algunas de estas medidas
- Sevilla, Dos Hermanas, Parla y Fuenlabrada se encuentran entre las ciudades con más riesgo de robo a vehículos
Hace tan solo un par de días, el gobierno daba a conocer su plan de desescalada. Unas medidas que empezarán a implementarse por fases y de manera escalonada, y que nos permitirán recuperar la “normalidad”, como mínimo, dentro de mes y medio. Mientras tanto, nuestros patrones continuarán cambiando. Y uno de los más importantes tiene que ver con la delincuencia.

Y es que, según los datos que maneja Acierto.com, si bien los delitos han bajado durante el confinamiento de manera generalizada, no ha ocurrido lo mismo con los atracos en farmacias, robos en segundas residencias y robos en vehículos parados. El comparador se ha centrado en estos últimos y cómo evitarlos. Porque, ¿cuáles son los vehículos más afectados?, ¿qué podemos hacer para atenuar el riesgo?

Los modelos de coche y ciudades con más riesgo de robo

Así, los robos con fuerza en vehículos han continuado durante la cuarentena. Las calles desérticas y la paralización de los coches durante semanas ha facilitado la tarea de los delincuentes. Teniendo en cuenta que solo el año pasado se robaron en España 135.000 vehículos y que cada 4 minutos se produce un percance de este tipo, merece la pena tomar medidas.

Las cifras apuntan a que los vehículos de mayor riesgo son los turismos (8 de cada 10 vehículos sustraídos son turismos) y las furgonetas, sobre todo si tienen más de 10 años de antigüedad. En cuanto a los modelos más afectados en términos absolutos, encabezan la lista el Seat Ibiza, Seat León, Volkswagen Golf, BMW Serie 3 y Citroën Xsara. También el Peugeot 206, Renault Megane, Citroën C4, Volkswagen Polo, el Passat y el Audi A4.

Las ciudades en las que más probabilidad de robo existe –si bien es posible que cambien los datos durante las distintas fases de desconfinamiento– son Melilla, Sevilla, Dos Hermanas, Parla y Fuenlabrada. Por comunidades, lideran el ranking Madrid, Cataluña, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Canarias.

Cómo evitar robos en vehículos parados

Por fortuna, atenuar los riesgos de robo es posible. Lo primero será evitar dejar objetos a la vista dentro del vehículo. Nos referimos a gafas de sol o su funda, mochilas (incluso vacías), etc. Esto incluye, por supuesto, los elementos como la radio y el GPS, e incluso desconectar el cargador del móvil o del navegador del mechero.

Si durante estos días nos vemos obligados a utilizar el coche para desplazarnos al supermercado o al trabajo, a la vuelta evitaremos estacionar en zonas poco iluminadas o apartadas. Fijarse en si hay cristales en las aceras también es conveniente, puede ser un síntoma de que han abierto otro vehículo por la zona.

Otro punto clave será mantener el vehículo lo más limpio posible para evitar la sensación de abandono. Quitar las hojas de los árboles que hayan caído encima, el polvo y otros es conveniente. Así como dejar la barra antirrobo puesta, la alarma conectada y aparcar en línea (si pasa una patrulla tiene mayor ángulo de visión). Otras propuestas son montar un localizador (pueden conseguirse desde los 20 euros), dejar la guantera vacía y abierta, y desconectar la batería para que el coche no arranque.

La cobertura de robo en los seguros de coche


También será de gran ayuda contar con la cobertura de robo en el seguro de coche, habitualmente incluida en los seguros a todo riesgo y en algunos seguros a terceros ampliados. No obstante, solo 6 de cada 10 vehículos cuentan con ella.

Esta cobertura protege al asegurado –y le indemniza– en caso de robo (apropiación indebida con fuerza) o hurto (sustracción ilegal sin fuerza) del vehículo asegurado. También protege al asegurado de los daños que se produzcan en su coche en caso de tentativa de robo. Por ejemplo, si un ladrón intenta forzar la cerradura de tu coche, pero desiste y la deja inservible.

El comparador de seguros de coche Acierto también recuerda que el seguro sí se hará cargo de cualquier siniestro acaecido durante el estado de alarma, independientemente de si transcurre durante un desplazamiento contemplado por la ley o no.

Otras de las recomendaciones de acierto.com son revisar la presión de los neumáticos, encender el motor de vez en cuando, comprobar los líquidos del vehículo (inclusive la gasolina), desconectar la batería, verificar el estado de las correas y los elementos electrónicos, y colocar un trapo en el tubo de escape.

El coronavirus dispara el consumo energético de los hogares


- Acierto.com analiza cómo podemos ahorrar energía en casa durante la cuarentena
Durante las últimas semanas y tras la declaración del estado de alarma, miles de españoles se han visto obligados a quedarse en casa. Este necesario confinamiento, sin embargo, no solo ha alterado nuestros hábitos cotidianos, sino también nuestra manera de consumir. Algo que, tal y como apunta el comparador Acierto.com, no solo atañe al carrito de la compra, sino también al consumo energético.

Así y en términos globales, el consumo energético ha descendido notablemente fruto -entre otras cuestiones– de la paralización de parte de la industria. La caída ha afectado en mayor medida a los grandes núcleos urbanos como Madrid y Cataluña, donde se han llegado a registrar bajadas de más del 10%. Esto, al mismo tiempo, se ha visto reflejado en una bajada de las emisiones de CO2 a la atmósfera (en algunos casos de más del 70%). Las restricciones de movilidad y el descenso de traslados aéreos también han contribuido positivamente. Y el consumo de gasloina se ha reducido hasta un 82%.

El gasto energético de las familias se dispara

Sin embargo, a pesar de esta reducción global, en el caso de las familias ha ocurrido todo lo contrario. Como consecuencia y según las estimaciones de Acierto.com, durante estos meses sufriremos un encarecimiento del recibo que rondará entre los 15 y 30 euros. Aquí entran en juego el uso del horno -en especial y fruto de los nuevos hábitos–, el microondas, la vitrocerámica, la televisión y otros aparatos electrónicos como las videoconsolas y ordenadores, que permanecen durante más tiempo encendidos. También se han modificado las pautas de consumo: ahora la demanda es mayor por la mañana.

El encarecimiento podría resultar más preocupante si cabe si tenemos en cuenta el contexto actual. Los datos revelan una creciente preocupación por la economía –9 de cada 10 usuarios se muestran preocupados al respecto–, la situación en la que quedarán las empresas y el paro tras la crisis del coronavirus. Y se estima que España perderá 300.000 empleos este año como consecuencia del parón por el COVID-19.

Tampoco podemos perder de vista, asimismo, que el ahorro energético continúa siendo una asignatura pendiente de los españoles. De hecho, el año pasado España incrementó su consumo energético un 1,8%. Respecto a los ciudadanos, la falta de concienciación se erige como el principal problema. Hasta tal punto, que hasta 8 de cada 10 consumidores reconocen que no les importa en absoluto si los productos que compran son respetuosos con el medioambiente o eficientes energéticamente hablando. El precio sigue siendo el atributo más valorado. Sin embargo, comprar electrodomésticos eficientes acaba resultando rentable.

Cómo ahorrar energía durante la cuarentena

Por fortuna existen una serie de consejos que nos permitirán ahorrar durante el confinamiento y también en términos generales. Tanto que, según los cálculos de Acierto, cuidar del medioambiente podría ahorrarnos hasta 2.000 euros al año. Hablamos de renovar los viejos electrodomésticos (contar con unos eficientes nos ahorraría alrededor de 400 euros), lavar la ropa a 40 grados en lugar de a 60, ajustar la temperatura del frigorífico, instalar aireadores de grifos y duchas –reduce el consumo a la mitad–, y optar por bombillas de bajo consumo. Apostar por el aislamiento para evitar pérdidas es otro punto clave (constituyen el 30% del total).

El comparador Acierto.com, además, recomienda comparar entre las diferentes tarifas de energía para ver cuál es la que mejor se ajusta a nuestras necesidades. “En este ámbito, igual que en el de los seguros, es fundamental comparar tarifas energéticas”, comenta Carlos Brüggemann, cofundador de la entidad.

“Revisar las condiciones que ofrecen las compañías, elegir un plan que se adapte a nuestros horarios y necesidades constituyen acciones imprescindibles”, afirma. Por fortuna, hasta 9 de cada 10 consumidores comparan antes de comprar. Contratar un seguro de hogar que cubra los electrodomésticos en caso de avería por un fallo eléctrico, por ejemplo, es otra manera de ahorrar a la larga.

La tecnología, por su parte, contribuye al ahorro energético. Estamos hablando de los hogares domóticos, de los termostatos inteligentes que cuentan con sistemas de localización para apagarse y encenderse cuando el usuario se acerca o sale de casa. De persianas inteligentes que se bajan automáticamente si no estamos cuando detectan que se está generando excesivo calor en la casa. 

Apostar por la tecnología también es instalar sensores de movimiento en la escalera de la comunidad, optar por bombillas inteligentes y programables, y por Dimmer, que nos brindan la oportunidad de controlar la entrada y salida de luz con un ahorro del 75%. También aumentan la vida útil de las bombillas.

Asimismo y en especial durante estos días, es recomendable:
  • Prescindir del horno y apostar por otros electrodomésticos como el microondas (gasta alrededor de un 60% menos)
  • Evitar las incursiones a la nevera: cada vez que la abrimos, el frigorífico necesita recuparar su temperatura, y estamos desperdiciando hasta un 7% de la energía acumulada.
  • Ajustar la temperatura de la calefacción o apagarla.
  • Evitar consumos faltasmas (ahorraremos hasta un 10%).

Otros hábitos de consumo que han cambiado


Como decíamos, no solo nuestra manera de consumir energía ha cambiado, sino también nuestra cesta de la compra: si bien inicialmente nos decantábamos por productos de primera necesidad, ahora el carrito ha empezado a llenarse de productos “capricho”. Esto ha hecho subir la venta de la harina y de productos para repostería (60%), la cerveza (45%) y los aperitivos (44%). Por otra parte, durante la cuarentena y fruto también del teletrabajo, las redes IP han registrado subidas de tráfico de más del 40%. Algo que se ha traducido, entre otras cuestiones, en un incremento de las ventas online de más del 55%.

No obstante, la escalada no ha sido igual para todos los productos. Destacan aquellos relacionados con la práctica deportiva –que en términos globales han crecido casi un 200%– como las esterillas (147%) y las bicicletas estáticas (450%); agotadas en muchas superficies. No ha ocurrido lo mismo con el sector de la moda ni con el del entretenimiento offline. Solo durante el mes de marzo las plataformas y apps de venta de entradas y espectáculos sufrieron una caída del 55%. Respecto al retail ha experimentado un declive del 70%.

El cambio de hora en el confinamiento por el COVID 19

El Cambio de hora agravará las consecuencias del confinamiento
 

- En pleno estado de alarma y tras 15 días de confinamiento, los españoles adelantarán sus relojes 60 minutos

- El cambio horario tiene lugar en una situación anómala
La madrugada del sábado al domingo y tras 15 días de la declaración del estado de alarma, miles de españoles girarán las manecillas de sus relojes para adelantarlos 60 minutos. La cita tendrá lugar a las dos de la mañana y nos restará una hora de sueño. Sin embargo, lo más llamativo de este cambio horario es que tendrá lugar en unas circunstancias excepcionales.

Tal es así que, según los datos que maneja acierto.com, incluso podría acabar afectándonos en mayor medida. Pero, ¿de qué manera?, ¿cómo podemos afrontar el cambio horario en la coyuntura actual?

Consecuencias del cambio de hora

Así, la investigación de la entidad revela que el cambio horario altera nuestro ritmo interno y fomenta la aparición de problemas para conciliar el sueño durante esa noche y las siguientes.

Esto, a su vez, dispara el estrés, la secreción de cortisol y también la sensación de apetito. Unos inconvenientes que podrían verse agravados en esta situación y que se suman a los sentimientos de ansiedad que algunas personas empiezan a experimentar. Y es que esta semana será, según los expertos, la más complicada.

Por otra parte y según los datos de acierto.com, adelantar el reloj incrementa los riesgos de sufrir hipertensión y migraña e incluso eleva las tasas de suicidio. Hasta la productividad de los trabajadores decrece y se disparan los accidentes laborales. Sobre todo en aquellos puestos más exigentes físicamente, donde las lesiones aumentan en un 6%. Algo todavía más preocupante en este momento.

Cómo sobrevivir al cambio de hora durante el confinamiento

La parte positiva, sin embargo, es que estaremos una hora menos confinados en casa, y que ganaremos una hora de luz, con el consiguiente ahorro energético que eso supondrá. La clave para atenuar las consecuencias, sin embargo, radica en mantener la calma, aceptar el cambio con naturalidad e intentar mantener los hábitos y las rutinas que hayamos puesto en marcha durante estos días.

Esto pasa por alimentarnos correctamente, evitar el consumo de sustancias excitantes, respetar nuestros horarios, hacernos un planning, hacer algo de ejercicio en casa para mantener la forma y los kilos a raya, intentar realizar actividades por separado si vivimos en pareja, etcétera.

Por otra parte y para aquellas personas que estén acusando las circunstancias en mayor medida, el comparador acierto.com recuerda que son muchas las compañías aseguradoras que ofrecen teleasistencia y ciberterapias a sus clientes. Una alternativa eficaz para hacer frente a los sentimientos negativos. Las cifras apuntan que, en el caso de la depresión, la ciberterapia es eficaz en el 53% de los casos –frente al 50% de la terapia cara a cara–.

Otras investigaciones sugieren que en caso de situaciones severas como la tendencia suicida o episodios de psicosis, los resultados de la ciberterapia son mejores que las de la asistencia presencial. En cuanto al grado de satisfacción de los enfermos, el 96% se mostró satisfecho con la ciberterapia, un porcentaje muy similar en el caso de las terapias presenciales.

Los españoles, a favor de eliminar el cambio de hora

Con todo esto no es de extrañar que 9 de cada 10 españoles estén de acuerdo con eliminar el cambio horario. Un porcentaje por encima de la media europea, cuyo 85% está a favor de hacerlo. La mayoría aboga por mantener el horario de verano.

El sector turístico y hotelero, de hecho, se vería muy beneficiado, pues tener más horas de luz por la tarde incrementa el consumo y la predisposición a salir a la calle. También se estima que al acabar con el cambio de hora se tenderá a las jornadas intensivas, algo que favorecerá la deseada conciliación trabajo-familia.