Tramitar ESTA para viajar a Estados Unidos

Obtener la autorización ESTA para programar un viaje a Estados Unidos

¿ Solicitar el ESTA antes o después de preparar el viaje ?

Lee a continuación los consejos al respecto.

A la hora de viajar a los Estados Unidos y siendo conocedores del principal requisito para poder entrar en el país, nos preguntamos en qué momento hay que hacer el ESTA?.  O simplemente muchas personas dan por hecho que en algún momento lo harán y se centran en el billete de avión que es lo más costoso de todo el viaje. Recordad que el formulario ESTA es una solicitud que se presenta online al gobierno de los Estados Unidos, quienes en base a la información aportada, autorizan o no la entrada en el país. 

Pues bien, lo primero de lo que hay que ocuparse, una vez que tenemos claro el destino, es del ESTA. Por qué? Sencillamente porque es lo más importante. Con un ESTA aprobado en nuestra mano ya tenemos asegurado el embarque al avión el día que pensemos viajar, ya que la línea aérea es la responsable en realizar este control el día del vuelo. Con un billete de avión pero sin ESTA, no sabemos si el gobierno americano va a aprobar nuestra solicitud. Si bien el 99% de las solicitudes salen aprobadas, es preferible tenerlo y ya pasar tranquilamente a comprar el billete de avión.

Lógicamente las ofertas de billetes baratos a los destinos que nos interesan, corren por delante de nuestros ojos y sentimos un impulso irrefrenable en comprar antes de que desaparezca o se acabe.. pero en este caso y hablando de Estados Unidos, lo primero primerísimo es tener nuestra autorización gestionada así que el primer paso será la solicitud online del ESTA 

Pasaporte vigente y ESTA gestionado es un buen principio para ese  maravilloso viaje que estamos planeando a los Estados Unidos. Los niños, por muy pequeños que sean, también tienen que tener su ESTA aprobado, a fin de cuentas, todos los titulares de un pasaporte deben tenerlo, incluso los bebés.

Y tened bien presente que el formulario ESTA no es un visado. Sin embargo los ciudadanos de países acogidos al VWP (Visa Waiver Program) deben rellenar , presentar y obtener la autorización antes de viajar mediante la tramitación en línea del ESTA.


Solicitar la cita previa para la declaración de la Renta 2018 en oficinas

Ya se puede solicitar la cita previa para la declaración de la Renta en oficinas

La solicitud de la cita previa, que podrá pedirse hasta el próximo 28 de junio, tres días antes de la finalización de la campaña de la Renta el próximo lunes 1 de julio, se puede hacer por Internet en cualquier momento del día, en la ‘app’ de la AEAT o llamando a los teléfonos 901 22 33 44 o 91 553 00 71 de lunes a viernes, en horario de 9 a 19 horas. La atención presencial comienza el 14 de mayo.

Así, los contribuyentes pueden presentar la Declaración con resultado a devolver a ingresar (domiciliando el pago) en las oficinas de la AEAT, comunidades autónomas y entes locales, mientras que pueden hacer lo propio en los casos que resulte a ingresar (sin domiciliar) en las oficinas de las entidades financieras colaboradoras.

Cada contribuyente puede solicitar un máximo de dos citas previas para confeccionar su declaración. Si se anula una cita con al menos un día de antelación no será tenida en cuenta en el cómputo global.

Las mamás españolas campeonas en conducción responsable

Día de la Madre: las mamás españolas, campeonas en conducción

- El comparador de seguros de coche acierto.com analiza los hábitos al volante de las madres

Las madres españolas apuestan por la precaución y la calma al volante. A esta satisfactoria conclusión ha llegado el último informe del comparador de seguros de coche Acierto.com que, con el Día de la Madre a la vuelta de la esquina -se celebra el próximo 5 de mayo- ha analizado cómo se comportan ellas en la carretera. En concreto, la compañía estima que ellas son más cautas que ellos durante la conducción; tanto, que algunos niños las perciben como”lentas”. Pero vayamos con los datos.

Así, las mamás españolas conducen más despacio y se enfadan -entran en discusión con otros conductores o les increpan- menos que los papás. Es decir, que pierden menos los nervios. Además y de cara a sus hijos, el 30% piensa que su padre conduce de forma “sobrada”.

Llegados a este punto cabe comentar que más de la mitad de los españoles admiten conducir de forma más responsable cuando llevan a menores en el coche -no solo estamos contemplando a los padres-. El dato curioso es que, mientras que 6 de cada 10 padres admiten cambiar su comportamiento para lograrlo, la cifra se reduce a la mitad en el caso de las madres.

¿Y qué es lo que hacen? Prestar más atención a la carretera -el 60%-, evitar los adelantamientos a no ser que sean necesarios -54%-, reducir la velocidad -52%-, y cumplir al dedillo con reglas que desgraciadamente incumplen de vez en cuando como usar dispositivos electrónicos o saltarse semáforos en ámbar o rojo. Con los peligros que eso implica.

Si hablamos de comportamientos de riesgo, no podemos olvidar mencionar la sillita. El 52% de los padres montan a sus hijos con el abrigo puesto -incrementa hasta en un 80% las posibilidades de que el niño salga despedido del vehículo en una frenada brusca- y 1,2 millones de conductores no usan la sillita homologada.. En cualquier caso, los niños sí se sienten seguros, tanto con ellos como con ellas (casi el 90%).

Que ellas sean más prudentes, sin embargo, no quiere decir que tengan menos percances. De hecho, lo que tienen son menos accidentes de tráfico y más distracciones, rozaduras en el párking y similares. Es por eso que presentan a su seguro un mayor número de partes: un 6% más. Sin embargo, las compañías no suelen penalizarlas porque se trata de siniestros que revisten poca gravedad, no tienen víctimas mortales, etcétera.

También existen diferencias en función de la comunidad autónoma: las mamás de Ceuta y Melilla, por ejemplo, son las que mejor conducen, seguidas de las de Huesca y Teruel. En el lado opuesto encontramos La Coruña, Gijón y Santander.

Conducir bien sale barato
Conducir bien no solo tiene ventajas desde el punto de vista de la seguridad física, sino que puede repercutir muy positivamente sobre el precio de nuestro seguro de coche -algo que ignoran casi 9 de cada 10 conductores-. El perfil de madre con hijos pequeños a su cargo es uno de los mejor considerados por las aseguradoras por todo lo comentado -que acaba traduciéndose en un coste para la compañía-.

Eso sí y con el objetivo de adaptar la póliza a los hábitos de conducción de cada cliente -cada conductor es un mundo, independientemente de su sexo-, existe una modalidad conocida como Pay As You Drive (PAYD), un método muy arraigado en los Estados Unidos que recientemente ha aterrizado en nuestro territorio. Consiste, tal y como su nombre indica, en pagar por el seguro en función de cómo actuamos al volante.


Para monitorizar la conducción se emplean sistemas de geolocalización y otros capaces de recabar la velocidad, frenadas y demás parámetros determinantes. En España ya lo ofrecen entidades como MAPFRE, Admiral y Generali.  Por supuesto, los buenos conductores conseguirán una prima más económica que los malos, pero cada aseguradora tiene sus propias normas. No todas penalizan igual por el mismo volumen de partes anuales, por eso lo más recomendable es comparar y leer detenidamente las condiciones de la póliza antes de contratar.

Revisar el coche antes de irse de vacaciones de Semana Santa

350.000 asistencias en carretera: el precio de no revisar el coche en Semana Santa

- Solo 3 de cada 10 conductores realizan una buena puesta a punto de su coche antes de las vacaciones
- El comparador de seguros Acierto analiza cómo las lluvias de estos días incrementan el riesgo de sufrir un accidente en la carretera

En plena Semana Santa son muchos los españoles que han escogido el coche para trasladarse hasta su lugar de vacaciones. Unos desplazamientos por carretera que, previsiblemente, se incrementarán durante la segunda parte de la operación salida tras los paros convocados por Adif, Renfe, Air Nostrum y otras entidades. Con los peligros que eso implica.

Sí, porque la media de edad del parque automovilístico español es de 14 años. La cifra se ha disparado hasta en un 50% durante última década y la renovación se encuentra en su cuota más baja desde 2007. Esta antigüedad incrementa las posibilidades de sufrir un accidente - la DGT sitúa la edad de los automóviles envueltos en accidentes mortales en los 13,6 años-. Por desgracia, no es lo único factor ni comportamiento de riesgo de los conductores españoles. ¿El precio? Casi 350.000 asistencias en carretera para esta Semana Santa, según los datos de Acierto.com.
Solo 3 de cada 10 realizan la puesta a punto del coche
Si nos centramos en las asistencias comentadas, casi el 90 % de las actuaciones corresponden a averías en el motor, baterías descargadas, fallos en el sistema eléctrico, pinchazos y reventones de neumáticos. Sólo el 10 % corresponden a siniestros de tráfico.
Pero no nos extraña, pues solo 3 de cada 10 automovilistas realizan la puesta a punto de su vehículo antes de emprender un viaje. El 60% ni siquiera cambia las ruedas a tiempo: el 46,2% lo hace después de recorrer con ellos más de 50.000 kilómetros y el 11,7% tras superar los 65.000. Los expertos establecen el límite alrededor de los 40.000.
A esto se añade otra imprudencia más: que pasamos poco por el taller y que, cuando lo hacemos, es en caso de avería mecánica. Hasta dos de cada cinco españoles admiten no realizar siquiera las revisiones estipuladas por el fabricante. Lo peor del caso es que casi la mitad de ellos solo lo harían si detectara un problema; y que hasta el 18% ignora cuándo realizarlas.
Niños en peligro y mascotas sueltas
Pero emprender el viaje sin revisar el vehículo no es lo único que hacemos mal. Según los datos recabados por el comparador, hasta 1,2 millones de padres no usan la sillita homologada para llevar a sus hijos en el coche. De entre ellos, el 27% reconoce no hacerlo nunca y el 73% admite que a veces “se le pasa”. Teniendo en cuenta que un uso apropiado de los sistemas de retención infantil puede reducir un 80% el riesgo de lesiones no deberíamos olvidarlo.
Algo parecido ocurre con las mascotas: el 32% lleva suelta a la suya.  Hacerlo supone un grave peligro para la seguridad de los integrantes del vehículo y del propio animal: en caso de colisión frontal, la deceleración multiplica el peso de nuestra mascota entre 20 y 30 kilos.
Tampoco nos acordamos de comprobar nuestra documentación: no estamos hablando de que “se nos pase” comprobar que está al día, sino de que hasta 3 de cada 10 encuestados ha circulado siendo consciente de que la tenía caducada. Y el 21% incluso ha reconocido hacerlo durante semanas. Aquí la multa oscila entre los 200 y los 500 euros. Si eres despistado debes saber que algunas aseguradoras -como Nuez y Allianz- incluyen servicio de gestión de transporte para la ITV, mediante el que se encargan de recoger el vehículo, pasar la inspección y devolvértelo. Eso sí, las tasas las pagarás tú.
Otro comportamiento de riesgo al volante más frecuente de lo que podríamos pensar es conducir bajo los efectos del alcohol. En concreto, el 42% de los automovilistas reconoce que alguna vez ha cogido el coche tras haberlo ingerido. Aquí también influyen las falsas creencias. Por ejemplo, hasta el 32% de los españoles confía en métodos caseros para “pasar los controles” tales como introducirse un caramelo de menta en la boca, mascar tabaco, etcétera. Si nos pillan podríamos ser sancionados con hasta mil euros, por no hablar de que el seguro no se querrá responsabilizar del siniestro y de que podríamos acabar en la cárcel.
Una Semana Santa pasada por agua
La lluvia es otro factor que incrementa los riesgos. Y esta Semana Santa estará pasada por agua. En concreto dispara el riesgo en un 8%, ya que  reduce la visibilidad e incrementa las opciones de sufrir aquaplanning. Entre los incidentes más frecuentes encontramos las salidas de vía, las colisiones por alcance trasero y los atropellos a peatones.
La falta de experiencia, una mala maniobra, un error al calcular la velocidad o intencionalidad de otro vehículo y la pérdida de control del vehículo se suman a la lista. Circular de forma negligente o temeraria, a gran velocidad y frenar repentinamente son otras causas de accidente.
Pero, ¿qué pasa si tengo un accidente de coche por culpa de la lluvia?, ¿y si me resbalo con la moto?, ¿me cubre el seguro? El comparador responde: depende de la póliza que tengas contratada. Por regla general los seguros básicos únicamente cubren la responsabilidad civil. Por ejemplo, los daños que causes a otro conductor con tu coche o si sales disparado del vehículo. En estos casos, si el coche sufre daños o te lesionas, lo habitual es que no recibas ninguna indemnización.
Para eso será necesario que tu seguro incluya los Accidentes del Conductor. Este suele incluir los gastos sanitarios y posterior rehabilitación. Para que el vehículo esté cubierto tendrías que contratar un todo riesgo, con cobertura de daños propios. No obstante, podrías acabar recibiendo alguna compensación económica si se demuestra que la vía estaba en mal estado. En este caso la reclamación sería al Ayuntamiento de la localidad, al Estado o la Comunidad y a su seguro de Responsabilidad Patrimonial, en función de dónde se ubique la carretera.
Cómo poner a punto tu coche
Dicho lo cual, el comparador Acierto ha recopilado una serie de consejos para una correcta puesta a punto de nuestro vehículo. Unas recomendaciones que, más allá de la Semana Santa, nos servirán para viajar y desplazarnos seguros durante todo el año.
Revisa en qué estado se encuentra el sistema de alumbrado y frenado, los niveles de aceite y otros líquidos del coche -de motor, anticongelante, limpiaparabrisas, líquido de frenos-. Comprueba la presión y el dibujo de los neumáticos, asegúrate de que la batería se encuentra en óptimas condiciones y que el estado de las escobillas no condiciona la visibilidad. Y no te olvides de los sistemas de anclaje de la sillita ni de los cinturones de seguridad y arneses.
Respecto al equipamiento del coche: asegúrate de que llevas el chaleco, los triángulos y, en definitiva, los elementos de señalización obligatorios. También es importante llevar las pinzar para la batería, guantes, agua, unos frutos secos -ideal si hay atasco- y un pequeño botiquín.
Estudiar o mirar la ruta antes de emprender la marcha-y no dejarse llevar completamente por el GPS- es muy recomendable. Puedes consultar incluso las gasolineras más baratas, las menos concurridas -el propio Google te lo dice-, las áreas de servicio mejor valoradas, etcétera.
En la planificación cabría incluir la consulta de las condiciones meteorológicas pues, como hemos visto, conducir sobre el pavimento mojado incrementa los riesgos. Además, esto nos permitirá calcular con mayor acierto el tiempo de llegada. Lo mismo ocurre con el estado de las carreteras para saber dónde hay atascos, retenciones, accidentes y controles.
Comprueba que tu documentación está al día, así como que la asistencia en carretera de tu vehículo responderá en caso de que te quedes varado a medio viaje. Aquí las coberturas varían enormemente en función de la compañía y de la póliza. Mientras que unas solo se hacen cargo a partir de un número determinado de kilómetros, otras facilitan a sus clientes un coche de sustitución para que lleguen a su destino. Razón de más para revisar el condicionado. Ya durante la marcha será fundamental evitar distracciones, parar a descansar cada dos horas, hidratarse correctamente, prescindir de las comidas copiosas o muy calóricas

Trucos para ahorrar luz aprovechando el cambio de hora


La madrugada del sábado 30 al domingo 31 entrará en vigor el horario de verano. Es decir, a las 2 de la mañana nuestros relojes pasarán a marcar las 3. Este gesto, que podría ser la última vez que lo hagamos, está pensado para aprovechar las horas de sol. Ahora bien, ¿realmente se nota en la factura de la luz? ¿Existen algunas acciones sencillas que nos permitan ver resultados? Desde el comparador de tarifas de luz y gas HelpMyCash.com nos dan unas nociones básicas de cómo ahorrar luz de cara al verano.

Tardes más largas, lámparas que se encienden más tarde

Una de las ventajas de vivir en España es que el sol está presente (prácticamente) todo el año. Gracias a ello, no necesitamos de luces artificiales gran parte del día y nos podemos permitir evitar el uso de aparatos de gran consumo, como la secadora de ropa. Si a esta premisa le añadimos que de cara al verano el día se alarga, lo tenemos todo de nuestro lado para reducir el consumo eléctrico.
Por lo tanto, el primer truco para ahorrar energía es aprovechar la luz solar. Esto implica subir las persianas y correr las cortinas durante el día, de modo que no necesitemos encender las lámparas. De igual forma, esta es una buena época para aprovechar las horas de sol para secar la ropa al aire libre. Cuanto menos la centrifuguemos, menos energía consumiremos. Y es que, además de que la lavadora no gastará tanta luz, nos ahorraremos un buen rato de plancha.
La última aportación del astro rey a nuestro ahorro es la temperatura. Aunque es cierto que a partir de ahora se esperan jornadas cada vez más cálidas, las noches aún refrescan. Por ello, si permitimos que entre el sol en las habitaciones durante el día, conseguiremos que las estancias cojan unos grados de más. Eso sí, no debemos olvidarnos de cerrar las ventanas y bajar las persianas en cuanto empiece a caer la noche.

Tarifas con discriminación horaria para ahorrar al máximo

Ahora bien, de poco sirve aprovechar el sol si tenemos una tarifa de luz que nos cobra el kWh a coste de oro. Por ello, ha llegado el día en que debemos revisar qué tenemos contratado: la potencia, la modalidad de la tarifa, el precio para la energía y si estamos pagando algún servicio adicional que no necesitemos realmente.

Un gesto tan sencillo como pasar de una tarifa de precio fijo las 24 horas a una que divide el día en dos franjas nos permite ahorrar, al menos, un 13% al cabo del año. O, lo que es lo mismo, casi 80 euros de ahorro sin hacer nada. Si no sabemos por dónde empezar para dar con la mejor tarifa para nuestro hogar, podemos acudir a un comparador en el que encontrar todas las ofertas del momento, como el de HelpMyCash.

Poner nuestra casa en modo verano

Con el calor llegando, muchos dejamos a un lado el uso de ciertos aparatos, como el secador de pelo. No obstante, no hace falta ser tan agresivo con nuestros hábitos para ayudar a nuestro bolsillo.
Es muy posible que no seamos plenamente conscientes de que muchos de los electrodomésticos que tenemos en casa se pueden ajustar a la época del año en la que estamos. Este es el caso de la lavadora, que ya no requerirá hacer centrifugados tan energéticos como en pleno invierno. Además, es recomendable lavar a menos de 30º, ya que el mayor gasto de luz de este aparato se realiza al calentar el agua. Para hacernos una idea, un lavado a 90º consume 40 veces más que a 40º.
De igual forma, ha llegado el momento de revisar la temperatura que tenemos puesta en el calentador de agua. Aunque no estamos en pleno verano, podemos ir bajando poco a poco los grados, con lo que evitaremos que consuma más de la cuenta.
Finalmente, ha llegado el momento de prepararse para las altas temperaturas. Esto implica limpiar los aparatos de aire acondicionado y los grandes electrodomésticos, como la nevera, el congelador o el horno. Cuanta menos pelusa, hielo o grasa tengan, menos energía necesitarán para hacer su función correctamente. Por lo tanto, ahora que aún no aprieta el calor, es un buen momento para hacer un buen repaso a la casa.